miércoles, 22 de noviembre de 2017

"El hombre que amaba a los perros", de Leonardo Padura

En 2004, a la muerte de su mujer, Iván, aspirante a escritor y ahora responsable de un paupérrimo gabinete veterinario de La Habana, vuelve los ojos hacia un episodio de su vida, ocurrido en 1977, cuando conoció a un enigmático hombre que paseaba por la playa en compañía de dos hermosos galgos rusos. 


Tras varios encuentros, «el hombre que amaba a los perros» comenzó a hacerlo depositario de unas singulares confidencias que van centrándose en la figura del asesino de Trotski, Ramón Mercader, de quien sabe detalles muy íntimos. Gracias a esas confidencias, Iván puede reconstruir las trayectorias vitales de Liev Davídovich Bronstein, también llamado Trotski, y de Ramón Mercader, también conocido como Jacques Mornard, y cómo se convierten en víctima y verdugo de uno de los crímenes más reveladores del siglo xx.




Leonardo Padura (La Habana, 1955-)

Estudió Literatura Latinoamericana en la Universidad de La Habana, tras lo que inició una carrera como periodista en las páginas de medios y revistas como El caimán barbudo, llegando a ser jefe de redacción en La Gaceta de Cuba.

Además de por sus reportajes sobre historia y cultura, que luego aprovecharía en muchas de sus historias, es conocido por sus novelas. Publicó la primera en 1988. Fiebre de caballos, y desde entonces ha desarrollado una notable trayectoria narrativa, con especial atención a la novela negra y a la sociedad cubana. Ha escrito también guiones cinematográficos, tanto para el género documental –Yo soy del son a la salsa-, como para la ficción –Regreso a Ítaca-. Son interesantes también sus ensayos dedicados a la literatura, con especial atención a sus textos sobre Carpentier o Heredia, además de su análisis sobre la novela negra y policial en castellano.

Pero sus obras más conocidas a nivel internacional son las protagonizadas por el detective Mario Conde, destacando la Tetralogía de las Cuatro estaciones, Adiós Hemingway, La neblina del ayer o Herejes. También habría que destacar otras como El hombre que amaba a los perros.

A lo largo de su carrera Padura ha recibido numerosos premios, como el Hammett, el Café Gijón, el Raymond Chandler, el Roger Caillois o el Initiales, además del reconocimiento a toda su obra por parte del gobierno francés al otorgarle la Orden de las Artes y las Letras, así como del español, que le concedió el Premio Princesa de Asturias de las Letras en el año 2015.

"Caballo de guerra" de Michael Morpugo, adaptado por Núria Martí Constants

“Una historia universal cuyo corazón y mensaje llegará a todos”, Steven Spielberg


Cuando, al estallar la primera guerra mundial, el padre de Albert vende el caballo del muchacho, Joey, al ejército británico, el chico promete ir al frente y recuperarlo. 
En medio de la batalla, el ruido ensordecedor de los disparos, los compañeros que perecen en el camino y las penurias de los que sobreviven, Joey se preguntará si esa guerra atroz e inclemente finalizará alguna vez. Y si es así, ¿se reencontrará con Albert?





Michael Morpurgo (St Albans, Inglaterra 1943-)

Escritor y poeta inglés, Michael Morpurgo es conocido por su producción en el campo de la literatura infantil y juvenil, muy cercano al estilo de los cuentos tradicionales pero con una manera de escribir muy personal. 

Morpurgo ha recibido numerosos premios, entre los que habría que detacar el Whitbread de 1995, el Hampsire Book o el Prix Sorcières.

Más información sobre el autor: 
https://www.michaelmorpurgo.com/about-michael-morpurgo/

martes, 21 de noviembre de 2017

“No tan incendiario”, de Marta Sanz



En esta obra la autora dispara interrogantes en todas las direcciones para provocar el debate sobre la cultura que queremos.


Sanz apuesta por una cultura que moleste. Y también por una vuelta a lo real que recupere la cultura como una herramienta crítica para pensar y actuar de otra manera. Como la autora avisa en el prólogo, este libro aspira a manchar de tinta las manos que lo agarren.




Marta Sanz (Madrid, 1967-)

Doctora en Literatura Contemporánea por la Universidad Complutense de Madrid, su tesis trató sobre La poesía española durante la transición (1975-1986).

La carrera literaria de Marta Sanz comenzó cuando se matriculó en un taller de escritura de la Escuela de Letras de Madrid y conoció al editor Constantino Bértolo, quien publicó sus primeras novelas en la editorial Debate. Quedó finalista del Premio Nadal en 2006 con otra novela: Susana y los viejos. En su novela La lección de anatomía (RBA, 2008) utilizó su propia biografía como material literario. En la novela negra Black, black, black (Anagrama, 2010) creó el personaje del detective homosexual Arturo Zarco, que recuperó en su novela Un buen detective no se casa jamás (Anagrama, 2012). En 2013 publicó Daniela Astor y la caja negra (Anagrama, 2013), donde recrea el mundo de la cultura popular y las actrices de la Transición española como Susana Estrada, María José Cantudo o Amparo Muñoz.

Fue Premio Herralde de novela (2015),​ el Ojo Crítico de Narrativa (2001) o el XI Premio Vargas Llosa de relatos. 

También ha escrito cuentos, poesía y ensayos y  ha ejercido la crítica literaria en distintos medios. Ha ejercido la docencia en la Universidad Antonio de Nebrija de Madrid y colabora habitualmente en El País (con crónicas de viajes en el suplemento «El Viajero»),  en Público (en la sección «Culturas») y con la revista El Cultural de El Mundo. 

Tiene dos título de ensayo: No tan incendiario y Éramos mujeres jóvenes. Madrid: Fundación José Manuel Lara, 2016.

lunes, 20 de noviembre de 2017

"El asombroso viaje de Pomponio Flato" de Eduardo Mendoza


En el siglo I de nuestra era, Pomponio Flato viaja por los confines del Imperio romano en busca de unas aguas de efectos portentosos. El azar y la precariedad de su fortuna lo llevan a Nazaret, donde va a ser ejecutado el carpintero del pueblo, convicto del brutal asesinato de un rico ciudadano. 

Muy a su pesar, Pomponio se ve inmerso en la solución del crimen, contratado por el  más extraordinario de los clientes: el hijo del carpintero, un niño candoroso y singular, convencido de la  inocencia de su padre, hombre en apariencia pacífico y taciturno, que oculta, sin embargo, un gran secreto.





Eduardo Mendoza (Barcelona, 1943)

Cursó estudios de Derecho en Barcelona, completando, posteriormente, su formación en Londres, donde se especializó en Sociología. Tras trabajar en el sector bancario, Mendoza decidió trasladarse a Nueva York en la ONU desde 1973 a 1982. En Estados Unidos, vio la luz su primera novela, La verdad sobre el caso Savolta (1975), obra con la que logró el Premio de la Crítica.
Su segunda novela, El misterio de la cripta embrujada (1979), mostraba ya ese estilo tan peculiar de Mendoza en el que mezcla elementos propios de varios géneros -como la novela gótica, la ciencia ficción o la novela negra-, junto con un particular sentido del humor, la sátira y la parodia, como ha repetido en varias ocasiones posteriores, como en Sin noticias de Gurb (1991).
Regresa a Barcelona en 1983 donde su principal oficio sigue siendo el de traductor en organismos internacionales en Ginebra y otras ciudades. En 1995, Mendoza ejerció la docencia en la Universidad Pompeu Fabra, donde impartió clases sobre traducción. Además es un colaborador habitual de numerosos medios de comunicación, como El País, donde ha mantenido una columna durante años.

Varias de sus obras han sido adaptadas al cine con gran éxito, como La ciudad de los prodigios (1986) o El año del diluvio (1992). Su personaje principal, interno de un manicomio y adicto a la Pepsi, que había surgido en La verdad sobre el caso Savolta (1975), reaparece en otras obras suyas como El laberinto de las aceitunas (1982), La aventura del tocador de señoras (2001), El enredo de la bolsa y la vida (2012) y El secreto de la modelo extraviada (2015).
En 2010 resultó ganador del Premio Planeta con su novela Riña de gatos, y en 2015 recibió el Premio Kafka, uno de los más prestigiosos de Europa, siendo el primer español en recibir dicho galardón. 
En 2016 fue galardonado con el Premio Cervantes.

viernes, 17 de noviembre de 2017

“Oscar et la dame rose”, de Éric-Emmanuel Schmitt

Son las cartas que escribió a Dios un niño de diez años enfermo terminal de leucemia. Las encontró Mamie Rose, que va a visitarlo al hospital de niños. Describen doce días de la vida de Oscar, doce días originales y poéticos, doce días llenos de personajes divertidos y conmovedores. Estos doce días serán quizás los últimos pero, gracias a Mamie Rose que establece un fortísimo lazo de amor con Oscar, serán días de leyenda.


«Eric-Emmanuel Schmitt nos brinda un prodigioso cuento metafísico sobre el sufrimiento y la cobardía, un cuento para reconciliar el materialismo con la fe, para hacer comprender a todos los que dudan que la enfermedad es como la muerte. Es un hecho, no un castigo. Audaz y harto más eficaz que una tesis o un bello discurso.» François Busnel, L’Express.


Éric-Emmanuel Schmitt (Sainte-Foy-les-Lyon, 28 de marzo de 1960)

Escritor y dramaturgo francés, nacionalizado belga en 2008.
Aunque doctor en filosofía, su tesis llevó por título “Diderot y la metafísica”, el teatro siempre fue su pasión.
Es el autor de teatro francés más representado en Francia y en el extranjero. Sus obras se han estrenado en más de 30 países. El breve relato que leemos, gran éxito teatral en Francia, forma junto con Milarepa y El Señor Ibrahim y las flores del Corán el Ciclo de lo Invisible.
Sus obras se han visto recompensadas por varios premios Molière y por el Gran Premio del Teatro de la Academia Francesa.
Igual éxito consigue con el relato corto publicando cuatro antologías: El libro más bello del mundo, La soñadora de Ostende, Concierto en memoria de un ángel,  por el que recibió en 2011 el prestigioso premio Goncourt y Los dos señores de Bruselas.