domingo, 1 de enero de 2017

"Arte" de Yasmina Reza

Sergio ha comprado un cuadro moderno por una gran suma de dinero. Marcos lo odia y no puede creer que a un amigo suyo le guste una obra semejante. Iván intenta, sin éxito, apaciguar a las dos partes. 

Si tu amistad está basada en un mutuo acuerdo tácito, ¿qué pasa cuando una persona hace algo completamente diferente e inesperado? La pregunta es: ¿eres quién crees que eres o eres quien tus amigos creen que eres?


Ha sido traducida a más de 30 idiomas y ha ganado los premios de teatro más importantes a nivel mundial: el Molière –francés-, el Laurence Olivier –británico– y el Tony –americano–. 


Yasmina Reza (París, 1959-)

Hija de padre iraní y madre húngara, ambos judíos, tras sus estudios en la Universidad de París y en  la Escuela de Arte Dramático Jacques Lecoq comenzó a trabajar como actriz. Dejó el escenario para crear sus propias producciones, y obtuvo el Premio Moliére por su primera obra teatral publicada, Conversaciones tras un entierro en 1987, premio que volvió a obtener por su traducción de La metamorfosis de Kafka, que realizó para Roman Polanski, y posteriormente por mejor producción y mejor autor por las obras La travesía del invierno en 1989 y Arte en 1994. Otras obras teatrales son Tres versiones de la vida (2000), Una comedia española (2004) o Un dios salvaje (2007), conflicto entre dos matrimonios que nace de una pelea de niños.

 A partir de 1997 comenzaron a aparecer sus novelas Hammerklavier, Una desolación (1999), Adan Haberberg (2003) o En el trineo de Schopenhauer (2005), que fueron grandes éxitos comerciales en Francia.  Otros libros de su bibliografía son Ninguna parte (2005), texto reflexivo de carácter autobiográfico y El alba el anochecer o la noche (2007) dónde se atrevió a realizar un perfil biográfico de Nicolás Sarkozy. Felices los felices (2013) es su última novela.

miércoles, 30 de noviembre de 2016

"Las hijas de Hanna" de Marianne Fredriksson

En una fría habitación de hospital, frente al lecho de su madre que yace senil en el ocaso de la vida,  Anna es consciente por primera vez de lo poco que conoce a su progenitora.
Decide pues, valiéndose de unos diarios y unas fotos de familia, emprender un viaje hacia el pasado con la intención de descubrir los hechos más importantes que determinaron la existencia de Johanna y de Hanna, madre y abuela, en busca de esas señas ocultas, esos códigos secretos que, pasando de generación en generación, modelan nuestra identidad sin que apenas tengamos conciencia de ello.
Y lo que empieza siendo pura curiosidad se transforma pronto en acuciante necesidad, pues Anna comprende que sólo así podrá reconciliarse con su pasado y encontrar la estabilidad que le permita solucionar los problemas que la aquejan.


Marianne Fredriksson  (Gotemburgo, 1927- Estocolmo, 2007)

Inició su andadura en el mundo de la escritura como periodista, en el diario local Göteborgs-Tidningen, GT, en el que pronto se especializó en asuntos policiales y marinos.
En 1974, le nombraron directora del suplemento 'Idag', del prestigioso rotativo 'Svenska Dagbladet', donde cultivó sus dotes literarias, empezando a escribir toda clase de artículos sobre la mujer, haciendo gala de la retórica feminista que siempre defendió.
No publicó su primer libro hasta 1980, recién cumplidos los 53 años, la novela El libro de Eva.

Sus libros se caracterizan por la constante presencia de personajes femeninos dentro de un fondo religioso. La escritora examina las distintas emociones humanas, como el amor, la maldad, el miedo y la ira dentro de un trasfondo familiar.
En general, el público recibía con mayor entusiasmo sus obras  (con  las que se identificaban cientos de miles de lectores), que la crítica, muy dividida, coincidiendo, sin embargo, en que la comprensión de la debilidad del ser humano y la capacidad para conectar con el lector eran las mejores cualidades literarias de la autora.
Entre sus obras destacan: El libro de Eva, El libro de Caín, La saga de Nore, Los niños del paraíso, Las hijas de Hanna, Simón y los robles, Aves migratorias, La cara de la maldad.

lunes, 28 de noviembre de 2016

“Orgullo y prejuicio” de Jane Austen


Publicada por primera vez el 28 de enero de 1813 como una obra anónima, es la más famosa de sus obras. Novela de desarrollo personal, en la que las dos figuras principales, Elizabeth Bennet y Fitzwilliam Darcy, cada uno a su manera y, no obstante, de forma muy parecida, deben madurar para superar algunas crisis, aprender de sus errores para poder encarar el futuro en común, superando el orgullo de clase de Darcy y los prejuicios de Elizabeth hacia él.


El tema central de la obra es el matrimonio, que es la decisión más importante que las hermanas Bennet van a tener que tomar. El peligro está en elegir mal, por inmadurez o por falta de disciplina afectiva.


Jane Austen (Steventon, 1775 - Winchester, Gran Bretaña, 1817)

Hija de un clérigo protestante, rector de la parroquia de Steventon. Séptima hija de una familia de ocho hermanos, su padre se encargó personalmente de su educación. En 1801, los Austen se trasladaron a Bath y, tras la muerte del cabeza de familia, en 1805, primero a Southampton y luego a Chawton, un pueblo de Hampshire, donde la escritora redactó la mayoría de sus novelas.

Las seis novelas que escribió se pueden agrupar en dos períodos diferentes. Durante el primero, algunos de sus títulos tardaron más de quince años en ser editados. Éste fue el caso de Orgullo y prejuicio (1813), considerada la mejor de sus novelas. También son de este período Sentido y sensibilidad (1811), centrada otra vez en la historia de dos hermanas y sus asuntos amorosos, caracterizada por su realismo, y La abadía de Northanger (1818), una especie de parodia sobre la novela gótica, tan en boga a finales del siglo XVIII.

Su segunda etapa creativa empezó en 1811, y marcó su recuperación tras doce años de esterilidad creadora. El parque de Mansfield (1814), Emma (1816) y Persuasión (publicada póstumamente) son títulos que corresponden a este momento, y todos ellos narran los enredos románticos de sus tres heroínas. Tiempo después de su muerte aparecieron varias novelas incompletas, como Los Watson, Fragmentos de una novela, Plan para una novela y su correspondencia, publicada bajo el título de Cartas.

viernes, 25 de noviembre de 2016

“Inutilidad de las leyes” y “Vota, pero escucha”, de Ricardo Mella



Artículo presentado por Manuel Cano, miembro de Articularia


Inutilidad de las leyes


“Quien dice ley, dice limitación; quien dice limitación, dice falta de libertad. Esto es axiomático. Los que fían a la reforma de las leyes el mejoramiento de la vida y pretenden por ese medio un aumento de libertad, carecen de lógica o mienten lo que no creen”.

Vota, pero escucha

“Tuve, en vísperas de las pasadas elecciones, la humorada de asomarme al paraíso de cierto teatro donde se celebraba un mitin electoral […]. «Nuestros concejales harán esto y lo otro y lo de más allá». «Nuestros diputados conquistarán tanto y cuanto y tanto más.»[…]. Tal es la enseñanza de ayer, de hoy y de mañana. Y así el pueblo, a quien se apela a toda hora, sigue aprendiendo que no tiene otra cosa que hacer sino votar y esperar pacientemente a que todo se le dé hecho. Y va y vota y espera.”


Impresiones de la sesión

La tarde no presagiaba nada bueno para la tertulia. Frío, viento, lluvia y, por si todo esto era poco, el Real Madrid jugaba en abierto con el Sporting de Lisboa para la clasificación de la Copa de Europa. Pero no, somos gente sería con la que da gusto trabajar. A las bajas justificadas, que recordamos y a las que deseamos su pronta recuperación para el Club, sólo se unió la de Maria que tenía un problema estomacal, según informe de Rosa. La verdad es que, conociéndola, está claro que no se quedó viendo el partido.
La presentación corrió a cargo de Manuel que, tras hacernos una brillante semblanza de la ejemplar vida del teórico anarquista -Ricardo Mella-, parecía abducido por el más hedonista de los espíritus libertarios.
El debate, centrado en el artículo "La inutilidad de las leyes", derivó de esa inutilidad propuesta por el autor, tal y como versa en su silogismo final: "¿Son malos los hombres? ¿Sí? Entonces no pueden hacer las leyes. ¿Son buenos? Entonces ninguna necesidad tienen de ellas", al comentario de lo limitado y quebradizo del proceso constitucionalista español, tal y como nos señaló magistralmente Antón.
Alguno de los contertulios, entre ellos José, comentando el otro artículo "Vota, pero escucha" y reseñando el brillante folleto del autor, "La ley del número", aportaba, que a la vez de votar, también tiene importancia impulsar la democracia participativa, tal y como recoge Mella en el parrafo: "... vota; pero escucha... Ve y en cada barrio abre una escuela laica, funda un periódico, una biblioteca; organiza un centro de cultura, un sindicato, un círculo obrero, una cooperación, algo de lo mucho que te queda por hacer....".
Y en eso estábamos, cuando la voz desde el altavoz nos invitó a ir recogiendo.
                                                                                                                                      Articularia
Acción Libertaria

Solidaridad Obrera

Ricardo Mella (Vigo, 1861 – Ibídem, 1925)



Fue uno de los principales escritores, intelectuales y activistas libertarios de finales del siglo XIX y principios del siglo XX en España. Hijo de Dolores Cea Fernández y José Mella Buján, sombrerero y militante del republicanismo federal que influyó a su hijo mayor Ricardo en el respeto por los ideales republicanos y democráticos. Se trasladó a Madrid a finales de 1882 para cumplir la condena de destierro impuesta y renovó el contacto con Juan Serrano; casándose más tarde con la hija de éste Esperanza Serrano Rivera, con la que tuvo 12 hijos.

Escribió más de treinta ensayos a lo largo de su vida. Algunos de sus escritos recibieron premios internacionales y fueron traducidos al italiano, holandés, portugués, inglés y francés. Colaboró con múltiples publicaciones y periódicos de otros países, como La Protesta de Argentina. El peso del anarcosindicalismo de la CNT de los primeros años (principios del siglo XX) procedía de sus tesis, en las que se reflejaban e ilustraban los siguientes preceptos básicos:

1.Todos los hombres tienen necesidad de desarrollo físico y mental en grado y forma indeterminada.

2.Todos los hombres tienen el derecho de satisfacer libremente esta necesidad de desarrollo.

3.Todos los hombres pueden satisfacerla por medio de la cooperación o comunidad voluntaria.

Animamos a participar a todo el que quiera aportar sus comentarios sobre estos artículos

                                                      A r t i c u l a r i a

jueves, 24 de noviembre de 2016

"Proyectos del pasado" de Ana Blandiana


Es uno de los libros de relatos más importantes de las últimas décadas. Traducido a numerosas lenguas, y publicado por primera vez en 1982, convirtió a Ana Blandiana, figura legendaria en Rumanía por su activismo contra la dictadura, en una de las voces fundamentales de la literatura de la llamada Europa del Este, una voz sólo equiparable a Anna Ajmatova o Vaclav Havel...
Se trata de un absorbente libro de relatos fantásticos anclado, paradójicamente, en la dura realidad impuesta por la represión, retratada aquí en ocasiones, en medio de la pesadilla, con un sutilísimo humor negro. En estos cuentos los asistentes a una boda son deportados a una "isla de tierra" en medio de la nada como nuevos robinsones; una periodista recuerda la noche en que fue detenido su padre; la vejez y la podredumbre se apoderan de un pueblo idílico en otro tiempo; un famoso actor de teatro es invitado a conocer la verdad a través de una función fantasmagórcaca...


Ana Blandiana (Timisoara, Rumania (1942)

Seudónimo de Otilia Valeria Coman. Su padre, profesor y sacerdote ortodoxo, fue perseguido y encarcelado por el régimen comunista y murió al poco de salir de la prisión. De la aldea de Transilvania donde nació su madre, tomó su nombre literario. Por ser hija de un “enemigo del pueblo”, tras la aparición de su primer poema en 1959 en una revista, se le prohibió publicar en Rumanía y estudiar en la universidad. Ha trabajado como periodista.
De 1964 es su primer libro de poemas, Primera persona del plural; en 1982, recibió el premio Herder de la Univerdiad de Viena por el conjunto de su obra literaria. En su país, durante la dominación comunista, sufrió prohibiciones y persecución, pero en el exterior recibió gran reconocimiento.
Es autora de más de treinta libros de poesía, ensayo, narrativa fantástica y novelas. Su obra se ha traducido a 24 idiomas. Es Presidenta de honor del PEN de Rumania, es también miembro de la Academia Europea de Poesía, de la Academia de Poesía Mallarmé y de la Academia Munail de Poesía (Unesco).